Videos

Loading...

miércoles, 9 de marzo de 2016

Escándalo Petrobras:

condenan a 19 años de cárcel a uno de los más poderosos empresarios de Brasil
Marcelo Odebrecht es el ejecutivo de más alto perfil en ser sentenciado tras las investigaciones de corrupción en Brasil.
Por Maria G. Arteaga

Marcelo Odebrecht, ex presidente ejecutivo de Odebrecht, la mayor empresa de ingeniería y construcción de Latinoamérica, fue sentenciado ayer a 19 años y 4 meses de prisión por una corte federal de Brasil acusado de cargos de soborno, lavado de dinero y crimen organizado relacionados al escándalo de corrupción de Petrobras.
La sentencia fue dictada en primera instancia por el juez federal Sergio Moro, encargado de la causa, quien develó que en uno de los numerosos sobornos cometidos por la constructora se canceló, entre marzo de 2010 y agosto de 2011, más de US$ 6 millones a directivos de la petrolera estatal con el objetivo de que no intervinieran en las licitaciones.
De acuerdo al veredicto, ante el que cabe recurso por parte de la defensa, Odebrecht formó un “cártel” con otras compañías a través de las cuales, desde 2006, manipularon “sistemáticamente” las subastas de proyectos de Petrobras.
“Los contratistas acordaban previamente quiénes se llevarían los contratos, manipulando los precios durante la licitación”, afirma la sentencia. “Fueron capaces de, sin ninguna competencia real, ser contratados al precio más alto posible”, agrega.
En el mismo dictamen también fueron condenados otros cuatro ejecutivos de la compañía, así como tres ex directores de la petrolera estatal y el dueño de casas de cambio Alberto Youssef.
Odebrecht es investigado además por haber pagado cuantiosas cantidades de dinero para el financiamiento ilegal de campañas electorales a cambio de beneficios de los gobiernos de turno. En Brasil se indaga si lo hizo con la campaña de la presidenta Dilma Rousseff o de su antecesor y mentor, Luiz Inácio Lula Da Silva.

Vínculos del empresario
Marcelo Odebrecht, de 47 años y nieto del fundador de la empresa brasileña que en las últimas décadas se había convertido en sinónimo de grandes proyectos públicos, pasa a ser el ejecutivo más reconocido en ser condenado como resultado de unas investigaciones que llevan al menos dos años y que ha implicado a alguno de los líderes políticos y empresariales de más alto nivel del país.
El ejecutivo fue detenido de forma preventiva el 19 de junio de 2015, en un operativo policial que causó gran asombro en la nación por tratarse de una de las personas más influyentes con fluidos contactos con la actual y anteriores administraciones. Seis meses después, en diciembre del año pasado, decidió renunciar al cargo que ostentaba en la compañía.
El empresario es uno de los pocos acusados en la operación “Lava Jato” que no ha aceptado un acuerdo de confesiones a cambio de rebajas en la condena.
La indagación
La constructora Odebrecht así como otras grandes corporaciones están siendo investigadas por la supuesta sobrevaloración de contratos con Petrobras y por los sobornos que, de acuerdo con el Ministerio Público de la nación, eran repartidos entre empresarios, altos cargos de la petrolera y políticos próximos al gobierno.
La investigación ha desestabilizado al gobierno amazónico y ha conducido al arresto de ex colaboradores y aliados de Rousseff, entre ellos el ex mandatario y líder del Partido de Los Trabajadores, Lula Da Silva, quien fue detenido brevemente hace una semana.
Petrobras no ha registrado ganancias desde agosto pasado debido a que los auditores se han negado a firmar los reportes de cifras en medio del escándalo de corrupción sin conocer el impacto de los sobornos.