Videos

Loading...

sábado, 27 de agosto de 2016

Lula de Brasil

Policía brasileña presenta cargos contra Lula da Silva por corrupción y lavado de dinero
sábado, 27 de agosto de 2016
Nicolás García de Val Internacional El Mercurio
Acusan al ex Mandatario de haber adquirido una propiedad vinculada a la empresa OAS, investigada en el caso Petrobras. 
Mientras su protegida política, Dilma Rousseff, enfrenta la última etapa del impeachment en el Senado, el ex Presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sumó un nuevo problema con la justicia. La Policía Federal brasileña presentó ayer cargos en contra del ex Mandatario (2003-2011) por corrupción, lavado de dinero y falsificación por la supuesta adquisición de un lujoso "triplex" en el condominio Solaris.
La Justicia investiga las irregularidades en la construcción y venta de departamentos en este condominio desde el momento en que Bancoop quebró y se traspasó a la empresa OAS -una de las 31 constructoras que presuntamente se coludieron para manipular contratos en la estatal Petrobras- la construcción de edificios que estaban bajo su responsabilidad.
A través de un comunicado, los abogados de Lula calificaron la denuncia como una "obra de ficción" que "tiene carácter y connotación políticos".
La de ayer es la primera acusación formal contra Lula, quien tiene varios frentes de investigación en la primera instancia de la Corte Suprema relacionados con la operación Lava Jato (lavado de autos), en la que gigantescas empresas privadas sobornaron a ejecutivos de la petrolera y a políticos a cambio de suculentos contratos.
La imputación se extiende a la esposa del ex Mandatario, Marisa Letícia Lula da Silva, y al presidente del Instituto Lula, Paulo Okamoto.
Según las autoridades, Lula y su esposa "fueron beneficiarios de ventajas ilícitas por parte de la constructora OAS, en valores que alcanzaron los 2,4 millones de reales", unos 750.000 dólares al cambio actual.
La Policía Federal también presentó cargos en el mismo proceso contra Leo Pinheiro y Paulo Gordilho, el presidente y un importante ejecutivo, respectivamente, de OAS.
"Esta acusación deja al ex Mandatario en una situación muy delicada, y el envolvimiento de su mujer le afecta personalmente. Con otras investigaciones en marcha podemos esperar que su situación se complique más aún y que sus declaraciones para defender a la (suspendida) Presidenta Dilma Rousseff pierdan fuerza", dijo a "El Mercurio" Juliano Griebeler, consultor político de Barral M. Jorge.
Rousseff se encuentra actualmente suspendida mientras espera la resolución del juicio político, que comenzó esta semana y que podría terminar definitivamente con su mandato.
Los abogados de Lula alegan que él desistió del negocio tras haber pagado la cuota inicial y pidió que le devolvieran el dinero, por lo que no se le puede atribuir la propiedad del inmueble. Pero la policía ha divulgado pruebas que muestran a Lula y a su mujer visitando la vivienda en compañía de los ingenieros de OAS responsables por las costosas obras que se realizaron al edificio.
El ex Presidente ha alegado siempre que no sabía nada de la corrupción en Petrobras. Pero, con la seguidilla de investigaciones y pruebas en su contra, es cada vez menos probable que haya sido así. "Una organización criminal jamás podría haber funcionado sin que el ex Presidente participase", dijo el procurador general de la República, Rodrigo Janot, cuando pidió que Lula fuera incluido en la investigación de la operación Lava Jato.
Las pruebas presentadas por la Policía Federal tendrán que ser analizadas ahora por la fiscalía, que tiene un plazo de 90 días para decidir si pide a la Justicia que abra un proceso contra Lula y los otros acusados.
Golpe al PT
Con Rousseff a punto de ser destituida, la acusación contra Lula podría transformarse en un golpe fatal para el ya debilitado Partido de los Trabajadores.
"Si afecta a Lula, afecta al PT porque, hasta ahora, ambos son inseparables", dijo a este diario Edson Nunes, politólogo de la Universidad Cândido Mendes, para quien el partido oficialista está "en su peor momento" desde su formación hace 36 años.
Y el partido debe enfrentar esta situación mientras se prepara para las elecciones municipales de octubre. En las que, según los expertos, se espera que salga extremamente debilitado y pierda gran parte de sus prefecturas.
Del otro lado, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) aprovechará la llegada al poder del Presidente interino, Michel Temer, para ganar impulso a nivel municipal y tantear el terreno de cara a una eventual candidatura propia en las presidenciales de 2018.

fonte: https://www.google.cl